13
Ene
09

Bond, James Bond

Después de ver la última película de James Bond, “Quantum Of Solace”, interpretada por Daniel Craig, he sentido una gran añoranza de aquellos tiempos donde James Bond era Sean Connery o quizá tenía que decir, cuando Sean Connery era James Bond.  

Esta última película es otra película de acción más, persecuciones por tierra, mar y aire junto a muchos golpes y peleas, pero le falta algo para ser una película de Bond. Por faltar ni tan siquiera existe el tan esperado… Bond, James Bond. No en vano las películas de Bond constituyen un género, el Género Bond. Y es que las películas de James Bond tenían varios elementos en común:

  • El prólogo de acción donde Bond realiza una misión arriesgada y se salva por los pelos sin despeinarse.
  • El plano subjetivo imposible a través del cañón de una pistola dirigida hacia 007.
  • Títulos de crédito espectaculares.
  • Entrada de Bond a la oficina donde le espera Moneypenny.
  • Los ingenios y artilugios de Q algunos integrados en un magnífico coche que destrozara James.
  • Un dry martini agitado pero no mezclado.
  • Bellas mujeres en bellos e idílicos parajes que caen rendidas a los encantos de Bond, James Bond.
  • Un villano muy malo y con gran personalidad que rivaliza en ingenio con James, pero respaldado por un guardaespaldas al que Bond derrotara irremediablemente.

 Estos elementos quedaran fijados en ” James Bond contra Goldfinger”, generando la formula Bond. Pero ahora, después de ver la última película Bond, quiero recordar la primera, “Agente 007 contra el Dr. No”.Todas las películas de James Bond comienzan de la misma manera, unos círculos blancos se desplazan de izquierda a derecha de la pantalla sobre un fondo negro. Desde la derecha surge un círculo más grande y en su interior va apareciendo James Bond. Este círculo representa el cañón de una pistola apuntando a Bond que se gira bruscamente y dispara hacia la cámara, se detiene la imagen y una cortina de sangre surge de arriba abajo tiñendo la pantalla de rojo. Subjetivamente dispara hacia el espectador, rememorando el disparo hacia la cámara de “Asalto y robo de un tren” de Edwin S. Porter en 1903.

 Esta entrada fue ideada y diseñada por Maurice Binder para “Agente 007 contra el Dr. No” y desde entonces se ha repetido en todas las películas de Bond, todas?, bueno, todas no. En “Nunca digas nunca jamás” no, pero esta película esta considerada como no oficial, aunque fue interpretada por Sean Connery en su último papel como James Bond. Curiosamente en las dos primeras entregas de la serie el actor que aparece no es Sean Connery sino su doble Bob Simmons.

El agente secreto 007 James Bond con licencia para matar es uno de los personajes de ficción más importantes del siglo XX. Surgió de la imaginación del escritor y ex agente británico Ian Fleming (1908-1964) en los años 50, y curiosamente primo del actor Christopher Lee. El nombre de James Bond lo saco de un ornitólogo norteamericano autor del libro “Aves de las indias occidentales”. El éxito mundial de sus novelas llegó cuando la revista LIFE publico una lista de los diez libros favoritos del presidente John F. Kennedy. En noveno lugar aparecía “Desde Rusia con amor” de Ian Fleming. Esta gran publicidad hizo que en 1960 el productor canadiense Harry Saltzman adquiriera los derechos de las novelas del agente 007, exceptuando “Casino Royale” que había sido vendida anteriormente y llevada al cine en 1954 donde Barry Nelson interpretaba a James Bond y Peter Lorre al malvado Le Chiffre.

El productor Albert Romolo Broccoli o “Cubby” Broccoli mostro su interés por adaptar las novelas de Ian Fleming al cine, llegó a un acuerdo al 50% con Harry Saltzman. Crearon la EON Productions (Everything Or Nothing) para rodar las películas de James Bond, a excepción de dos, “El amo de la Selva” (1962) con Bob Hope y Anita Ekberg y “Chitty Chitty Bang Bang” (1968) un musical con Dick Van Dyke.

 En principio las grandes productoras rechazaron a 007 por considerarlo demasiado violento, pornográfico y demasiado británico. La única que se decidió fue la United Artists con un presupuesto de 900000 $, una buena inversión, teniendo en cuenta que solo en Estados Unidos recaudo seis veces más de lo que había costado.Antes de las películas de Bond, los agentes secretos, detectives y policías eran personajes empobrecidos y rodados en blanco y negro. Recordemos a Bogar como Sam Spade en “El halcón Maltes” . Eran películas serias sin ninguna extravagancia, solamente Hitchcock se aventuró en la ironía del espía por casualidad, como Cary Grant en “Con la muerte en los talones”. Pues bien, con la llegada de James Bond el género del espionaje cambia y se hace irónico y fantasioso. Bogart llevaba una gabardina gris y Bond un esmoquin blanco o negro según la ocasión. Bogar se emborracha con whisky barato, Bond bebe champagne y no llega a emborracharse jamás. Bogart conduce un coche anticuado por las viejas callejuelas de Nueva York y Bond un automóvil último modelo por los parajes más sofisticados del planeta.

 Las películas de Bond representan una nueva dimensión de la aventura, con lujo, intriga, ciencia ficción, erotismo, machismo y violencia. Para hacer el papel de James Bond se pensó en Richard Burton, James Mason, Peter Finch, Rex Harrison, Roger Moore, David Niven y Cary Grant. No en vano Cary Grant era el padrino de bodas de Broccoli y era el preferido de Ian Fleming, seguido por David Niven.

Las cualidades para el personaje de Bond tenían que ser la de un hombre inteligente, culto, ingenioso, brillante y seductor, a la vez que cínico, violento frío y sin compasión y por supuesto un machista prepotente. Costo encontrar al actor ideal, Ian Fleming en sus obras lo definía como “un hombre de 1,83 metros de altura, 76 kilos de peso, pelo negro, cara bronceada y ojos grisis, casi gélidos”. Pero se encontró, era Sean Connery. Thomas Connery nació en Edimburgo en 1930, hijo de un camionero. Desempeño varios oficios como lechero, pulidor de ataúdes, marinero, culturista, nadador, modelo de bañadores, salvavidas. Quedo segundo en el concurso de Mister Universo representando a Escocia. No tenía demasiada experiencia cinematográfica, pero había sido muy elogiado en su papel de Vronsky para una versión televisiva inglesa de “Anna Karenina” en 1957. Al año siguiente interpreto “Brumas de inquietud” junto a Lana Turner y por supuesto surgió un affair entre ellos dos, Turner no podía resistirse a sus encantos varoniles y sobretodo más juveniles que ella. Lana Turner había conocido a Johnny Stompanato durante el verano de 1957 y al descubrir sus relaciones con la mafia decidió romper con el. Stompanato se volvió muy violento hasta el punto que un día entro en el set de rodaje y apunto con un arma a Sean Connery, este último le quito el arma al mismo tiempo que le daba un puñetazo (perfecto Bond). Stompanato fue llevado a Scotland Yard. La historia con Sean termina aquí, pero el 14 de abril de 1958( noche de viernes santo) Stompanato se puso muy violento en su casa y la hija de Lana Turner de  14 años Cheryl Crane lo mató apuñalándolo.

No sé si Lana Turner tuvo algo que ver en la elección pero parece ser que finalmente la esposa de Broccoli, Dana Briccoli se fijo en Sean Coonery en un papel de granjero. En una fantasía irlandesa de duendes de la factoría Disney dirigida por Robert Stevenson, “Darby O’Gill and the Little People” (1959). De esta manera Sean Connery se convirtió en el primer James Bond en “Agente 007 contra el Dr. No” junto a Ursula Andres emergiendo del agua con un bikini blanco, como una Venus salvaje.

Terence Young, director de “Agente 007 contra el Dr. No” se asesoro por expertos en protocolo, y enseñaron a Connery a pedir un Dom Pérignon y como beberlo. Le hicieron pasar horas con el esmoquin puesto. Resulto que Connery era un magnífico actor y un buen alumno, llegando a llevar el smoking con gran naturalidad, solo Cary Grant ha llevado mejor un smoking que Sean Connery. Si el problema con Connery estaba resuelto, qué hacer con la chica. Ursula Andres era una sueca de 25 años y el libro de Ian Fleming describe la escena en la playa como una salvaje desnuda con un cuchillo en la pierna y una caracola, que al ver a Bond se tapaba el sexo con ella. La situación la salvo la propia Ursula Andres al sugerir “¿Por qué no llevo un pequeño biquini blanco de algodón, que queda muy sexy cuando se moja?”. Fue y sigue siendo un éxito, al menos para los que contamos ya una cierta edad.

James Bond se aloja en los mejores hoteles, conduce sensacionales coches, fuma tabaco fabricado exclusivamente para el, viste elegantemente y seduce sin esfuerzo alguno a bellas mujeres. Pero también es despiadado y sin escrúpulos, no siente clemencia para sus enemigos. Ya en esta primera película Bond se declara un amante del vodka. Al llegar a la habitación del hotel lo primero que hace es servirse un vaso de vodka de marca: Smirnoff, Stolichnaya o Moskoshkaya, con mucho hielo o con lima. Pero la bebida oficial de James es el dry Martini que siempre pide “agitado pero no mezclado”. En las versiones originales dice “shaken,…not stirred”, pero en el doblaje pide exactamente lo contrario “mezclado,…sin agitar”, y antes de la comida con el Dr. No lo pide “sacudido,..no agitado”.

Ingredientes para un autentico dry martini 007

  • 1 parte de vodka
  • 3 partes de ginebra Gordon’s
  • 1 salpicadura de esencia de limón
  • corteza de limón muy fina

Poner cubitos de hielo en la coctelera y agitar enérgicamente hasta que las paredes se hayan enfriado. Después, quitar el agua que se ha formado y el hielo sobrante. Verter los ingredientes y agitar vigorosamente unos 15 segundos. Servir en copa triangular, previamente enfriada, y completar con una corteza de limón.

Pues eso, me preparo un dry martini 007, conecto el DVD y pongo “Agente 007 contra el Dr. N0”, que más se puede pedir.


6 Responses to “Bond, James Bond”


  1. enero 19, 2009 a las 10:09 pm

    Bueno yo no estoi del todo de acuerdo con esas criticas solo el 99% jaja pero creo que el cine de hoy en dia ya no es el mismo de antes tan original son copias y copias no se si me entinedes pero creo que la gente solo mira que la pelicula como acaba y no lo que nos kiere transmitir la palicula.

    bueno yo no soy como tu que no te cansas de escribir jaja yo si soy humano
    adios

  2. enero 19, 2009 a las 10:11 pm

    bueno haber cuando actualizas

  3. enero 20, 2009 a las 11:34 pm

    Hoy en dia se hacen muchos remakes i la verdad es que prefiero las versionas antiguas, quiza sea cosa de la edad. El cine es un medio de comunicación y entretenimiento, pero entretener educando alguna parte sensible del ser humano. Creo que esta parte de educación se ha ido perdiendo, no solo en el cine sino en todos los ambitos de nuestra sociedad.

    Es mas fácil ver una pelicula con grandes persecuciones, explosiones y efectos especiales que intentar entender los dialogos de un buen guión.

    Pues si, voy un poco despacio en poner cosas, es que ahora estoy en examenes, llevo unos dias de combate con unos cuantos billones de virus, y me he liado con el otro blog de ciencia que tengo. Espero que al final de este mes de enero me normalize.

  4. 4 Esperanza
    enero 24, 2009 a las 2:55 am

    jejejej, el 007 no se despeina, para eso es un superagente. Si se es guapo, corpulento, con una amplia sonrisa y la mar de valiente, en esos casos todo es permisible.

    Bufff, lo feo de todo son las traducciones, dejan a cualquiera cambiar los diálogos. Y algunas traducciones de títulos de películas americanas son para llorar…
    Por ejemplo, la de Kubrick Dr Strangelove, en español es Telefono Rojo, volamos hacia Moscú… no pega ni con cola!!

    En Casablanca, la censura quitó el comentario de que Bogart luchó en el bando republicano, faltaría más…, Franco no kería ke un heroe como Bogart fuese contrario al régimen..

    Luego, la frase “Tócala Sam”, nunca se oye en la película.. es como una leyenda urbana.., y el famoso fallo de raccord de la gabardina mojada y seca en un santiamén es muy gracioso..

    En fin, pero son pelis memorables..

    Creo que no queda nada que hacer de nuevo en el cine. Está todo explotadísimo, películas de terror, de policías, de agentes especiales…

    Amenabar hace una especie de poupurrís con sus pelis, no le quedan mal porke al fin y al cabo vende.., pero son muy similares a las que se han hecho en Hollywood.

    Para mí la película de más terror la de “El resplandor”, …el niño con el triciclo…y esas gemelas en el pasillo… bufff; la cual ha traido copias y más copias una y otra vez..

    Gracias.

  5. enero 24, 2009 a las 2:40 pm

    Lo peor de estos actores, guapos, corpulentos…. y altisimos. Sean Connery 1,88, Gregory Peck 1,91, James Stewart 1,91John Wayne 1,93, Ingrid Bergman 1,78, Uma Thurman 1,80, etc… Bogart tenia que subirse a un cajon para estar a la altura de Ingrid.
    Casablanca la tengo pendiente de comentar..
    Saludos

  6. 6 Esperanza
    febrero 7, 2009 a las 3:31 pm

    Nos puso el profesor José Pavía, en el examen de Historia del Cine, “Lo que el viento se llevó”, no sé qué tal me salió… creo que es la película que menos preparada tenía, me machaqué dándole vueltas al “Nacimiento de una nación”, al expresionismo alemán y “Nosferatu” y a “Sucedió una noche”…

    La secuencia que puso fue la de la biblioteca donde Escarlata comunica a Ashley que está enamorada de él..

    Tenía muchas incongruencias en la iluminación, a veces la luz estaba de lado, otras en el techo, luego provenía de la ventana, nunca me percaté de todo ello, hasta ese momento en el que analizamos y visionamos una y otra vez la misma secuencia..

    Es una obra maestra, pero supongo que los errores son debidos a que el cine aún estaba en pañales.

    Hablando de actores, no siempre son guapos, ni precisamente altos ni esbeltos…jejejje, el dichoso actor de las orejas, que sé perfectamente que se llama Clark Gable, me llevó de calle durante 10 min, me quedé absolutamente en blanco, ¿como era posible no recordar su nombre si lo tenía visto hasta en la sopa?… bufff, me acordé de todos los nombres habidos y por haber menos de ese…. hasta que al final una luz me iluminó… menos mal, me había blokeado por completo… ayyyy… luego conté los planos, en un principio me salían 29, luego 30… los volví a contar y conté 25…. no sabía que iba a ser tan duro analizar una secuencia..

    Ya puestos a comentar exámenes, el examen de Análisis de formas, en el que había que analizar “La tumba de las luciérnagas”, me salió bastante mal, aunque lo aprobé… creo que esa película es la historia más terrible que se ha podido crear en dibujos animados y en cine.. no sé hasta qué punto es justo crear historias que hacen tanto daño emocional al espectador, es una crueldad… me impactó terriblemente, tener que ver (para colmo) una y otra vez esa secuencia..

    Me mantengo a la espera de los resultados de esta carrera tan especial.

    Saludos.


Comments are currently closed.

Calendario

enero 2009
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Categorias

Articulos publicados

Estadisticas

  • 439,914 visitas

A %d blogueros les gusta esto: