30
Mar
09

Plano General II parte

Al comentar en el anterior post los planos generales de la carrera de cuadrigas de Ben-Hur me ha parecido propicio incluir la secuencia. Es sin duda, la mayor secuencia de acción jamás filmada y seguramente difícil de volver a repetir. Hoy en día la tecnología digital hace difícil lo imposible, pero observando la carrera de cuadrigas de Ben-Hur parece imposible que se hubiese filmado y sin que sucediera ningún accidente serio. Relación: Ben-Hur, cuadrigas, Casablanca.

La carrera de cuadrigas de “Ben-Hur”, dirigida por William Wyler en 1959, es una de las mejores secuencias de acción de toda la historia del cine. Ben-Hur ganó 11 Oscars, solo “Titánic” (1997) y “El señor de los anillos: el retorno del rey” (2003) la han igualado. Pero actualmente hay más categorías premiadas que en 1960 y Ben-Hur se llevó oscars al mejor actor y actriz secundaria.

La historia de Ben-Hur empieza en un viaje en tren a Nuevo Méjico, cuando el general Lew Wallace, héroe de la guerra civil y gobernador precisamente de este estado coincidió con Robert Green, un filósofo agnóstico. Para distraerse empezaron a hablar sobre religión. Wallace quedo encantado de los comentarios de Green pero sin razones que argumentar. Esto hizo que Wallace se interesara por las cuestiones divinas y dio un nuevo impulso a un libro que estaba escribiendo sobre Judá, hijo de Ithamar, de la Casa de Hur. Se publicó en 1880 y narra, por decirlo muy rápido, la vida de Ben-Hur y Jesucristo en acciones paralelas. El libro se convierto en un best seller.

En 1889 se realizo una adaptación teatral, donde se escenificaba la escena naval y con caballos de verdad para representar la carrera de cuadrigas. Durante los 16 años que la obra estuvo en cartel por todo Estados Unidos, la vieron 10 millones de espectadores y recaudó 20 millones  de dólares, de entonces claro.

 En 1907 se realizó un cortometraje de 15 minutos y en 1925 un largometraje de 2 horas 23 minutos, dirigido por Fred Niblo y protagonizada por Ramón Novarro como Ben-Hur.  Aquí es donde empieza mi relato….

El largometraje Ben-Hur de 1926 se planteo como una superproducción para sacar de la crisis financiera a la productora MGM (Metro Golden Mayer) que surgió en 1924 de la fusión de Goldwyn Company, Louis B. Mayer Productions y la Metro Pictures. Costo cuatro millones de dólares y recaudo nueve millones solo el primer año. No olvidemos que le cine era mudo y en blanco y negro, aunque algunas escenas se rodaron en technicolor.

La casualidad hizo que William Wyler fuese ayudante de Fred Niblo precisamente en la secuencia de la carrera de cuadrigas. Durante el otoño e invierno se despedía temporalmente a muchos empleados en la industria cinematográfica ante la falta de seguridad de contar con buen tiempo. Wyler fue uno de los desempleados, junto con un amigo Bruce Humberstone encontraron trabajo en la Metro, que necesitaba gente para el rodaje de la famosa carrera de cuadrigas de Ben-Hur. Wyler y Humberstone pasaron a ser ayudantes de dirección junto a otros cincuenta y ocho. Cada uno de los ayudantes de dirección, vestidos de romanos tenía a su cargo a un grupo de 200 extras y debían ejecutar las órdenes que les daba Fred Niblo con un megáfono situado en lo alto de una torre. El rodaje de la secuencia el 3 de octubre de 1925 había despertado gran expectación. Grandes estrellas, directores, productores e incluso Douglas Fairbanks y Mary Pickford acudieron a la cita, observar el rodaje desde una tribuna especial. De repente se oyó a través del megáfono el nombre de Wyler, y William rápidamente se presento junto a Niblo que le indico una pequeña instrucción sobre un pequeño detalle técnico. Detrás de Niblo estaba el hombre de la Universal que le había  despedido, y creyendo que era el brazo derecho del director Niblo lo volvió a contratar al día siguiente.

Cuando Willian Wyler se enfrentó a la secuencia de la carrera de cuadrigas, esta era ya una leyenda en las versiones anteriores y el público la esperaba. No fue rodada directamente por Wyler sino por Andrew Marton, un húngaro especializado en films de acción, ayudado por el especialista Yakima Canutt, aunque Wyler participo activamente en la preparación del rodaje y montaje final.

La secuencia de la carrera dura unos 11 minutos y se destinaron cinco semanas de rodaje. Se escogieron 18 caballos entre 78, los cuatro blancos de Ben-Hur procedían de Eslovenia y fueron entrenados por un experto, Glenn H. Randall. William Wyler contrato a Andrew Marton porque era un experto en películas de acción y este contrato a Yakima Canutt, antiguo campeón de rodeos y famoso especialista. En 1958 ya estaba retirado y volvió por el reto, su hijo Joe doblo a Heston en los planos más peligrosos. Cuando la cuadriga de Ben-hur salta por encima de un carro descuartizado, Joe Canutt perdió el control, se salió del carro y volvió a entrar con solo un pequeño rasguño. En esta escena brevemente se puede observar una cámara que entra en plano. Es una de las tres únicas cámaras de 65 milímetros que existían en el mundo y todas tres se encontraban en el rodaje. En otro momento del rodaje Joe perdió el control por exceso de velocidad y se hecho directamente encima de una de las cámaras, destrozándola por completo.

En algunos carros solo había tres caballos, para que las furgonetas con las cámaras pudieran conseguir primeros planos durante los 23 segundos que duraba el recorrido de la pista. Otro truco consistió en atropellar a un muñeco que justo antes de ser arrollado brinca por efecto de un muelle oculto. Dado el calor del verano de 1958 los caballos solo podían hacer cinco o seis carreras al día.

Observen detenidamente los planos, planos panorámicos, generales, medios… e imaginen cámaras en furgonetas moviendose con los caballos. Les he puesto un aviso cuando aparece la camara en plano, en el segundo video casi al final.

Han descubierto la cámara no demasiado oculta, aqui tienen una imagen

camara-cuadrigas_2

Otra secuencia mítica es el final de “Casablanca” dirigida por Michael Curtiz. Lo más sorprendente es que este final fue una improvisación, ningún guionista daba con un buen final. ¿Ilsa (Ingrid  Bergman) se quedaría con su marido Victor Laszlo (Paul Henreid) o con Rick (Humphrey Bogart)?. Al final los hermanos Epstein dieron con la solución, pero una vez acabada la película, el productor Wallis hizo introducir una nueva frase: “Creo que éste es el principio de una buena amistad” que Bogart dirige al capitán Renault (Claude Rains), al que poco antes ha apuntado con una pistola. La escena se diluye en el agua y en un magnifico plano general. Solo un detalle….¿Llueve mucho en Casablanca?.


1 Response to “Plano General II parte”



Comments are currently closed.

Calendario

marzo 2009
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Categorias

Articulos publicados

Estadisticas

  • 439,914 visitas

A %d blogueros les gusta esto: