01
May
10

El Camarote de los Hermanos Marx

A inicios de 1934 la Paramount no quería producir mas películas de los hermanos Marx. Groucho y Chico se pasaron a la radio, en la CBS realizaron un programa nocturno siete domingos de la primavera de 1934. Hacían una parodia de un informativo con las noticias del mundo.

Pero Chico, el mayor de los hermanos, jugaba mucho a las cartas y apostaba cada vez más. Y eso le llevó a la bancarrota varias veces. Pero en esta ocasión le salvó la vida a los Marx, porque uno de los contrincantes en las partidas de bridge era Irving Thalberg, el productor más listo y brillante del cine.

Una Noche en la Opera y Un día en las Carreras fueron las dos únicas películas que realizaron los Marx con el productor de la MGM Irwing Thalberg. Les contó a los hermanos Marx que quería hacer una película con la mitad de los chistes habituales, pero con un buen argumento, y apuesto a que recaudará el doble que Sopa de Ganso. Y así sucedió.

Thalberg era un hombre muy ocupado y por tanto difícil de ver. Siempre tenía tres o cuatro conferencias sobre argumentos que se desarrollaban simultáneamente en despachos contiguos. Él iba del uno al otro, dando ideas y sugerencias.

Cuenta Groucho que artos de esperarlo en su despacho, se enfadaron y bloquearon las puertas con los archivadores metálicos y no le dejaron regresar a su despacho hasta después de que les prometiera que no volvería a dejarlos a media entrevista.

Después de unos días acababan de empezar otra reunión cuando volvió a excusarse. En su ausencia encendieron unos troncos de la chimenea y fueron a buscar patatas a la cantina del estudio. Cuando Thalberg regresó los encontró a todos, sentados desnudos frente al fuego, muy ocupados en asar las patatas. Se puso a reír y dijo:

–      Un momento, chicos!

Luego telefoneó a la cantina y pidió que le enviaran un poco de mantequilla para las patatas. Nunca más volvió a dejar plantados a los hermanos Marx.

Inicialmente la secuencia del camarote servía para que Groucho se quedara en calzoncillos en el pasillo. Después se creó en la gira teatral. Pero en el teatro no terminaba de funcionar y los guionistas decidieron quitar el sketch del guión cinematográfico. Pero el productor Irwing G. Thalberg reconoció que en el cine el escenario sería más claustrofóbico y lo salvó para la posteridad.

En el camarote están Groucho (1), Chico (2), Harpo (3) y Allan Jones (4). Entran dos camareras (5) y (6) para hacer las camas, un fontanero (7) para revisar la calefacción, una manicura (8), el ayudante del fontanero (9), una jovencita que busca a su tía Minie (10), la chica de la limpieza (11) y cuatro camareros con el desayuno (15).

Groucho (Driftwood) planea una íntima cita amorosa en su camarote y acaba por convertirse en el lugar más poblado del planeta.

DRIFTWOOD  sale al pasillo de su camarote

DRIFTWOOD.- Camarero! Camarero! Camarero!

CAMARERO.- Diga señor.

DRIFTWOOD.- Oye, esclavo

CAMARERO.- Diga

DRIFTWOOD.- ¿Qué tiene para comer?

CAMARERO.- Todo lo que usted quiera, señor. Puede usted tomar jugo de tomate, jugo de naranja, jugo de uva, jugo de piña.

FIORELLO (Dentro del camarote).- Y también dos huevos duros.

DRIFTWOOD.- Y también dos huevos duros.

Se oye la bocina de TOMASSO

DRIFTWOOD.- En lugar de dos pon tres. Y bistecs. Uno crudo, otro hecho, otro más hecho y otro quemado.

FIORELLO (Dentro del camarote).- Y también dos huevos duros.

DRIFTWOOD.- Y también dos huevos duros.

De nuevo se oye la bocina de TOMASSO

DRIFTWOOD.- En lugar de dos pon tres. Y ocho pastelillos franceses.

FIORELLO (Dentro del camarote).- Y también dos huevos duros.

DRIFTWOOD.- Y también dos huevos duros.

Se vuelve a oír la bocina de TOMASSO

DRIFTWOOD.- En lugar de dos pon tres.

Se oye un bocinazo más corto

DRIFTWOOD.- Uno de ellos de oca. ¿Tienes bizcochos borrachos?

CAMARERO.- Sí, señor.

DRIFTWOOD.- Pues ponle a cada uno dos gotas de amoníaco.

FIORELLO (Dentro del camarote).- Y también dos huevos duros.

DRIFTWOOD.- Y también dos huevos duros.

Dentro del camarote se oyen una larga secuencia de bocinazos

DRIFTWOOD.- No sé si hay niebla o si tienes que traer media docena más. Y date prisa porque cuanto más ligero vayas antes se terminará el dio de ahí dentro. ¿Se admiten propinas a bordo?

CAMARERO.- Oh!,sí, señor.

DRIFTWOOD.- ¿Tienes ahí cinco dólares?

CAMARERO.- Sí, señor.

DRIFTWOOD.- Pues no los gastes porque quizá te los pida luego.

DRIFTWOOD entra en el camarote

DRIFTWOOD.- Buena la han hecho. Sólo si es sordo no se habrá enterado de que están aquí.

FIORELLO.- Quizá sea sordo. No se preocupe.

Se abre la puerta y entran dos camareras con sábanas

CAMARERA.- Venimos a arreglar el camarote.

FIORELLO.- ¿Qué pasa? ¿Traen los huevos duros?

DRIFTWOOD.-Vienen a hacer el camarote. Pasen ustedes. No se asusten de nada y dense prisa porque tienen que largarse dentro de diez minutos.

FIORELLO.- Eh! Tomasso!

BARONI.- Vamos, Tomasso.

FIORELLO.- Levántate que tienen que hacer la cama.

BARONI y FIORELLO levantan a TOMASSO dormido de la cama y lo tumban sobre la segunda de las CAMARERAS.

DRIFTWOOD.- Oiga, póngame dos almohadas en la cama.

FIORELLO.- Vamos. Despierta.

DRIFTWOOD.- Me parece que hay un error. Le he dicho a las chicas que hay que aprovechar el tiempo, no a su amigo.

FIORELLO.- Es que está dormido.

DRIFTWOOD.- Sabe más dormido que yo despierto.

FIORELLO.- Es que acostumbra a dormir así. Ahora está medio dormido.

DRIFTWOOD.- ¿Si? Pues adopta unas posturas muy cómodas.

Llaman a la puerta

FIORELLO.- Vamos, Tomasso.

DRIFTWOOD.- ¿Quién?

Entra un mecánico con una gran llave inglesa

MECÁNICO.- Soy el fontanero.

FIORELLO.- Despierta. Despierta.

MECÁNICO.- Vengo a arreglar la calefacción.

DRIFTWOOD.- Puede empezar por ese rubio.

FIORELLO.- Despierta, Tomasso, que vamos a comer.

DRIFTWOOD.- Si no fuera por Goldy no tendríamos este camarote

FIORELLO, BARONI y DRIFTWOOD sostienen a TOMASSO que continúa dormido sobre la segunda CAMARERA.

Llaman a la puerta.

DRIFTWOOD.- Sosténgalo un momento. ¿Quién?

DRIFTWOOD deja a TOMASSO y abre. Aparece una muchacha con una bandejita.

DRIFTWOOD.-¿Han llamado a la manicura?

DRIFTWOOD.- No, pero adelante. No se me había ocurrido llamarla, pero ahora pienso que en un viaje como éste no debe uno privarse de ninguna comodidad.

La MANICURA entra. TOMASSO mete un pie en la bandeja donde lleva sus materiales de trabajo.

DRIFTWOOD.- Oiga, que es a mí a quien van a hacer las manos. Quite el zapato.

FIORELLO pone la mano para que se la arregle.

MANICURA.- ¿Quiere usted las uñas largas o cortas?

DRIFTWOOD.- Déjemelas cortas porque aquí va faltando sitio. La verdad,  no me figuraba yo que la travesía fuese tan agradable. Me veía muy aburrido en cubierta con un camarero sirviéndome champaña.

DRIFTWOOD.- Vamos, Ricardo, echa una mano ahí.

DRIFTWOOD.- Pero aquí como no echen el champaña por el ojo de la cerradura.

Llaman a la puerta.

Entra otro MECÁNICO.

MECÁNICO2.- Soy el ayudante del calefector.

DRIFTWOOD.- Tenía el presentimiento de que iba usted a venir. Tiene usted al calefactor en aquel rincón. Puede abrirse paso con el martillo. Creo que empieza a haber demasiada gente para recibir a mi amiga.

DRIFTWOOD.- Que venga sin cumplidos.

Llaman a la puerta

DRIFTWOOD.- ¿Quién?

Entra una JOVENCITA

JOVENCITA.- ¿Esta aquí mi tía Minie?

DRIFTWOOD.- Pase y búsquela entre la multitud. A lo mejor la encuentra con si tío dentro del bául.

JOVENCITA.- Bueno, ¿Me permite telefonear?

DRIFTWOOD.- ¿Telefonear? Le apuesto lo que quiera a que no llega al aparato.

FIORELLO.- ¿Qué tal? ¿Cómo está usted?

JOVENCITA.- Bien, ¿Y usted?

DRIFTWOOD.- Cuando usted llegue al teléfono habremos atracado en Nueva York.

Llaman a la puerta. Entra una CRIADA con una escoba

CRIADA.- Vengo a barrer el camarote.

JOVENCITA.- Señorita ¿viene?

DRIFTWOOD.- Precisamente es lo que hacia falta. Manos a la obra. Tedrá que empezar por el centro que es el único sitio que todavía no está ocupado.

CRIADA.- Comprendido.

FIORELLO.- Cuidado con mi zapato.

MANICURA.- Niña, quita los pies de ahí.

DRIFTWOOD.- ¿Quiere pedir a su tía Minia que nos mande un camarote más grande?

Por el pasillo avanzan cuatro CAMAREROS con grandes bandejas con comida que llevan por encima de sus cabezas.

Llaman a la puerta del camarote 58.

CAMARERO.- La cena.

JOVENCITA.- ¿Está ahí mi tía Minie?

DRIFTWOOD.- Adelante. Pase. Hemos estado esperándole toda la tarde camarero.

JOVENCITA.- ¿Ha visto a mi tía Minie?

TOMASSO  se tumba encima de las bandejas de los CAMAREROS para seguir durmiendo.

La SRA. CLAYPOOL se acerca a la puerta del camarote 58. Abre y sale disparada sobre ella una avalancha de personas.


2 Responses to “El Camarote de los Hermanos Marx”


  1. mayo 15, 2010 a las 10:04 am

    Me siento un poco tonto por no haber pensado en ello antes yo mismo, sin embargo.

  2. mayo 16, 2010 a las 4:24 am

    Questo articolo e veramente interessante


Comments are currently closed.

Calendario

mayo 2010
L M X J V S D
« Abr   Jul »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Categorias

Articulos publicados

Estadisticas

  • 439,914 visitas

A %d blogueros les gusta esto: